Cultivar plantas comestibles: color y sabor para tu hogar

plantas comestibles

¿Nunca te has planteado cultivar plantas comestibles en casa? Además de ser decorativas, son una buena opción para tener en ventanas o cocinas, sobre todo a la hora de preparar nuestras recetas favoritas.

 

Existe una gran variedad de plantas culinarias que pueden mejorar el sabor y el aroma de nuestros guisos. Para que crezcan sanas y fuertes, te aconsejamos utilizar abonos naturales o ecológicos y aprovechar al máximo el espacio como, por ejemplo, creando jardines verticales con ellas.

Variedades que se convertirán en imprescindibles de tu cocina:

manzanillaManzanilla: Como planta medicinal, la manzanilla se considera buena para la digestión y antiinflamatoria. Sus flores son parecidas a las margaritas y aparecen a principio de verano. Cuando la floración está en su fase final, las hojas de la base amarillean, pero recuperarán su vigor cuando sea trasplantada.

Hierbabuena o menta: Es ideal para infusiones así como para adornar y dar sabor a bebidas frías. Dentro de la familia de la menta existen multitud de variedades y, si quieres cultivarlas, es mejor utilizar contenedores distintos. Necesita bastante volumen de tierra para que esté lustrosa.

 melisaMelisa: Es muy apreciada para hacer infusiones relajantes y para la aromaterapia. Como planta medicinal, destacan sus propiedades tonificantes del sistema nervioso para tratar la ansiedad, la depresión, la tensión nerviosa y los malestares digestivos. Para que el aroma de la melisa sea más intenso, colócala a pleno sol.

Romero: Uno de los clásicos de la cocina. Si quieres cultivar el romero en casa es muy sencillo ya que no requiere cuidados especiales. Es muy resistente, incluso a los inviernos severos, y hay que regarlo moderadamente. Además, esta planta comestible es también muy apreciada como planta medicinal.

Tomillo: Necesita mucho sol y es otro de los imprescindibles en las cocinas. Su aroma es conocido por todos, al igual que su uso en diferentes guisos de carnes, verduras o pescados. Tiene muchas propiedades medicinales: es antiséptico, estimulante digestivo, antirreumático y previene la anemia. Hay que sembrarlo en primavera. 

perejilPerejil: Uno de los reyes de la cocina, pues es de los imprescindibles en cualquier guiso. Para su cultivo, recomendamos ubicarlo en sombra parcial y puede cosecharse durante todo el año. Coloca una maceta de perejil en un lugar cómodo de tu cocina, porque será un placer tenerlo a mano. ¡No te arrepentirás!

Albahaca: La planta culinaria ideal para tenerla en casa, además del aroma que desprende y el sabor que proporciona a las recetas, tiene la facultad de ahuyentar los mosquitos. Colocarla al sol, aunque cuando este es muy intenso es mejor a media sombra. No hay que olvidarse de abonarla y mantener la tierra húmeda.

Orégano: Las hojas del orégano son un aderezo básico en la cocina mediterránea, bien sean frescas o secas, donde tienen más sabor. Ayudan a favorecer el tránsito intestinal y a controlar la obesidad. Cultívalo en macetas con tierra bien drenada, en un lugar soleado y después déjalo secar para utilizarlo, por ejemplo, en las pizzas.

Eneldo: Las semillas y las hojas del eneldo tienen un sabor fuerte y ligeramente amargo. Utiliza hojas secas o frescas para mariscos, sopas, ensaladas, carnes, aves y tortillas. Las semillas deben plantarse en primavera, a poca profundidad, y en hileras de 9 pulgadas de distancia.

estragónEstragón: Sus hojas tienen un exquisito sabor a anís para poder condimentar sopas, ensaladas, platos de huevo, guisos, carnes, pescados y quesos suaves. Es, también, uno de los ingredientes de la salsa tártara. Además, puede utilizarse para hacer vinagre dejando macerar durante 2 semanas. Sembrar a principios de primavera.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *